Aquí
Portada > Actualidad > La fuga de capitales trepó a su nivel más alto desde agosto

La fuga de capitales trepó a su nivel más alto desde agosto

 

El dólar calmo no implicó un freno para la fuga de capitales y durante mayo la salida neta de dólares para atesoramiento alcanzó su nivel más alto desde agosto. Totalizó US$2.496 millones. Además las compras brutas batieron el récord histórico y alcanzaron los US$8.050 millones. Los datos muestran que los pronósticos de una fuga neta de al menos US$22.000 millones para la totalidad del año se cumplirían. En los primeros cinco meses la salida neta fue de US$9.532 millones.

Si bien la oferta aportó lo suyo para que no haya disparada del precio del dólar, las preguntas surgen al pensar en lo que ocurrirá en el tercer trimestre (en especial después de las PASO, por el factor incertidumbre política) cuando el agro deje de aportar lo suyo. Si bien se descarta que el BCRA tendrá el poder de fuego necesario para sostener el precio del dólar quieto, la duda es cuántas reservas deberá quemar para lograrlo. En mayo se perdieron US$6.883 millones.

El aporte del agro, en pleno auge de la cosecha gruesa, se vio en mayo. Oleaginosas y cereales aportó un diferencial de 19% interanual. Cabe remarcar que comparó contra la sequía. Pero en los hechos, la oferta por ese lado fue significativa y por eso desde el BCRA afirmaron: “Se mantuvo la mejora del sector real en el MULC. Dentro de ese sector, Oleaginosas y cereales registró ventas por US$2.715 millones, mientras que el resto compró por US$581 millones netos, es decir 77% menos que en mayo del 2018”.

En concreto, ese dato muestra que el balance de bienes dejó un superávit de dólares de US$2.618 millones. El más alto desde noviembre del 2017. Como el rojo de turismo sigue firme y dejó al balance de servicios en una pérdida de US$581 millones, y como los intereses de la deuda externa siguen creciendo en forma exponencial (junto con la remisión de utilidades de las empresas totalizan un déficit de US$1.792 millones para el ingreso primario), la cuenta corriente mostró un positivo de US$236 millones.

Pero a ese número se le contrarresta el rojo de US$7.150 millones de la cuenta financiera. Ahí los flujos fueron para el otro lado y generaron una caída de US$6.883 millones en las reservas.

Y es que, en el flanco financiero, a la fuga se le suman algunos números también complicados: los no residentes multiplicaron la salida neta de sus capitales financieros y llegaron a US$858 millones. Lejos de compensar los magros US$148 millones que ingresaron del extranjero para inversión productiva. Entre las explicaciones, el BCRA destacó también “la realización de pagos de capital e interés de títulos de deuda por US$5.539 millones (Bonar y Letes) y pagos a organismos internacionales y el Club de París por US$2.386 millones”.BAENEGOCIOS

Top