Aquí
Portada > Actualidad > Lavagna volvió para atrás

Lavagna volvió para atrás

Roberto Lavagna dio marcha atrás y sostuvo que el diálogo con Alternativa Federal “sigue abierto”, luego de del “chancletazo” con el supuestamente había dado por clausuradas las negociaciones con el peronismo dialoguista en busca de una alianza electoral. Lavagna no solo había enfurecido con la decisión del gobernador cordobés Juan Schiaretti de convocar a integrar el mismo espacio a Daniel Scioli y el conductor Marcelo Tinelli, sino también por los puntos con que Schiaretti acordó con el presidente Mauricio Macri, a los que consideró sólo de “ajuste y al pago a los acreedores”. En una visita al despacho del senador Miguel Pichetto, el ex ministro de Economía volvió a calzarse las sandalias del diálogo con sus posibles socios.

En un espacio en tensión y complicado para los acuerdos, cada uno de los referentes federales transitó ayer distintos caminos: Schiaretti se llamó a silencio tras el video que difundió las nuevas convocatorias, el salteño Juan Manuel Urtubey fue hasta la Casa Rosada para mostrarse junto a Macri; en tanto Sergio Massa se ubicó en la vereda de enfrente y prefirió una foto con los sindicalistas del transporte que continúan con medidas de fuerza en su reclamo al gobierno por el Impuesto a las Ganancias.

“Nos conocemos desde hace demasiado tiempo, las cosas están claras y vamos a seguir dialogando”, afirmó Lavagna al salir del encuentro con Pichetto -su mejor interlocutor entre los federales– ayer a primera hora de la tarde. “Estamos evitando confusiones porque a veces la politiquería hace que uno se enrede en los cables”, insistió Lavagna y agregó: “Las candidaturas las vemos después. No perdamos el orden de las prioridades que son el consenso y las ideas”. Un planteo en el que insisten sus socios del socialismo, el GEN y los radicales díscolos que reniegan de Cambiemos.

“Hubo un cambio de actitud” de Lavagna (entre la ruptura del miércoles por la noche y la mañana de ayer) y que eso “volvió a abrir los canales de diálogo”, dijo Pichetto, que acompañó al economista hasta la salida del Senado. “Vamos a ver cómo continuamos”, reconoció el senador porque, según mencionó, el economista “no dijo que aceptaba ir a una primaria, pero tampoco dijo que no”.

Lavagna dejó en claro que su encontronazo con Schiaretti no solo fue la ampliación que el gobernador cordobés propuso en soledad para el espacio común con invitaciones a Scioli y a Tinelli. El ex ministro insiste en “poner fin a la grieta” y mantenerse distante del kirchnerismo como del gobierno de Cambiemos.

Pero también insistió en lo que definió como “diferencias de fondo”. “El gobernador (Schiaretti) tuvo una reunión con el presidente (Macri)” y que de ese encuentro “salieron seis puntos” de consenso de los diez que proponía el Gobierno, y criticó que nuevamente esos puntos giraran en torno al “ajuste y al pago a los acreedores”, había dicho Lavagna. “Ese no es el camino”, sentenció el economista ayer al retomar el tema.

Top