Aquí
Portada > Nacion > Cambiemos, con el corazón partido en Córdoba

Cambiemos, con el corazón partido en Córdoba

Se rompió Cambiemos Córdoba. Mario Negri y Ramón Mestre no competirán en una interna el 17 de marzo, sino que se presentarán cada uno por separado y le dejarán allanado así el camino al gobernador peronista Juan Schiaretti les saque ventaja el 12 de mayo. Ayer el aliado de Negri, Luis Juez, retiró a su partido de la alianza Cambiemos y anunció que se presentaría a intendente de Córdoba sin competir previamente con los radicales. En la Rosada, se reunió la Mesa Nacional de Cambiemos que firmó un documento en el que instaron a todos a hacer un esfuerzo por la unidad y dejaron librado a cada partido la estrategia en caso de que no se llegue a un acuerdo, que ya nadie ve posible.

La interna de Cambiemos en Córdoba fue escalando semana a semana con denuncias de fraude, con impugnaciones judiciales por la elección interna presentadas por el sector de Negri (ayer debía resolver la jueza electoral Marta Vidal, pero al retirarse una de las partes de la interna lo que decidiera se volvía abstracto) y sin acuerdo de cómo dirimir las candidaturas. La Rosada apoya a la lista de Negri, que hace dupla con el macrista Héctor Baldassi como vice, y jugó una y otra vez para bajar a Mestre, que ya había depuesto su candidatura en 2015. Esta vez no se movió.

En este escenario, se juntó la Mesa Nacional de Cambiemos en la Rosada. Estuvieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio;  el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta; y el presidente del PRO, Humberto Schiavoni. Por la UCR, pegó el faltazo su presidente, Alfredo Cornejo, pero estuvieron el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, además de José Cano, Luis Naidenoff y Ricardo Colombi. Por la Coalición Cívica, fueron Maximiliano Ferraro y Maricel Etchecoin.

Carrió había sido muy enfática en su apoyo a Negri y sus lilitos lo plantearon en el encuentro, que duró más de dos horas y tuvo, además de Córdoba, como tema de discusión el planteo que había hecho la UCR con las tarifas de gas. Los integrantes de la Coalición Cívica insistieron con la necesidad de no romper Cambiemos, pero plantearon –en sintonía con Negri– que la interna ya no era posible, dado que todas las empresas de correos se habían negado a organizarla en un tiempo tan exiguo. Insistieron con que el candidato es Negri y que debía bajarse Mestre como “un gesto de humidad y generosidad”.

Los radicales llevaron la postura de Negri, de que al no ser posible la interna iban a competir ambos por separado. Desde el macrismo esa posibilidad cerraba poco, pero al no haber otra alternativa parecían ya estar resignados a que ocurra y se dedicaban a intentar salvaguardar el sello de Cambiemos para las elecciones nacionales, donde hace cuatro años los votos de Córdoba fueron cruciales para Macri.

Al final del encuentro, suscribieron un documento en el que instaron a mantener la unidad, pese a que todos ya saben que no será posible. “Vamos a agotar todas las instancias para encontrar acuerdo y llevar fórmula competitiva. Y si no es posible cada partido decidirá”, indicó uno de los participantes del cónclave a PáginaI12. Como el cierre de listas es el miércoles, las chances son muy bajas. Lo más probable es que Negri inscriba su fórmula usando la estructura de partidos provinciales a los que ya tiene apalabrados y que lo acompañen el PRO, la Coalición Cívica y Juez. Y que Mestre compita por el radicalismo.

Top