Aquí
Portada > Deportes > Para salvarse, San Martín depende de sí mismo

Para salvarse, San Martín depende de sí mismo

El triunfo en la casa de Huracán llegó en el momento preciso, justo cuando los pesimistas pensaban que podía tratarse de uno de los días más difíciles para San Martín.

Pero ahí, justo en las malas, cuando las papas queman, apareció el temple de un grupo de jugadores que demostró que no quiere darse por vencido.

El “Santo” derrotó con fiereza a Huracán y los ánimos cambiaron visiblemente en el vestuario visitante del “Tomás Ducó”.

Ese abrazo interminable de todos los futbolistas, ni bien Andrés Merlos pitó el final del juego, refleja cuánto valió la victoria en Parque Patricios. Es que los resultados registrados el día viernes le dieron otro aire a San Martín.

En el inicio del fin de semana, llegó un mensaje alentador al búnker de Ricardo Caruso Lombardi y compañía: San Martín vuelve a depender de sí mismo para salvarse del descenso.

Esa afirmación fue casi como un bálsamo para un grupo que salió a jugar el duelo con el “Globo” con mucha actitud, sabiendo que no había margen para el error. Así logró sumar de a tres luego de siete partidos (la última victoria había sido el 1 de diciembre del año pasado, el 3-2 como visitante ante Atlético). Y así volvió a celebrar lejos de La Ciudadela.

Pero lo más importante es que San Martín dio un buen paso cuando todo parecía perdido. Eso sí, nada es sencillo y la victoria de anoche debe servir como una inyección anímico de cara a tres juegos que serán a todo o nada.

San Martín recibirá el próximo domingo desde las 20 a Boca; luego visitará, el lunes 1 de abril a Estudiantes y cerrará como local ante San Lorenzo, en fecha a confirmar. Tres juegos, tres finales que separarán al “Santo” del cielo o del infierno.

En Bolívar y Pellegrini saben que el margen de error es nulo. A esta altura sólo existen dos posibilidades de asegurarse un lugar en la próxima edición de la Superliga.

El primer escenario posible -y el más conveniente y difícil- es que San Martín gane los tres juegos que le quedan. De esa manera, llegará a un coeficiente de 1,200 y será inalcanzable para Tigre, San Martín de San Juan, Patronato y Belgrano.

La segunda opción es sumar siete de las nueve unidades que quedan en juego. Ahí llegará a 1,120 en la tabla de promedios, pero la salvación no estará asegurada. En ese caso, los dirigidos por Caruso deberán implorar que sus rivales directos dejen unidades en el camino.

Lo único claro por ahora es que volvió a ganar y sigue soñando.

Salvación asegurada
San Martín podrá seguir jugando la Superliga si es que logra sumar el 100 por ciento de los puntos que quedan en juego. Si consigue vencer a Boca, Estudiantes de La Plata y San Lorenzo, no dependerá de lo que hagan sus rivales directos en la lucha por mantener la categoría. De esa manera, Tigre, San Martín de San Juan, Patronato y Belgrano no podrán alcanzarlo.

Sumar y rezar
San Martín tiene, como última chance, ganar dos de los tres juegos que tiene por delante, y empatar el restante. Así, con siete unidades más, deberá rezar que San Martín de San Juan, Patronato y Belgrano no reúnan más de cuatro puntos en las últimas tres fechas y que Tigre (juega hoy) no consiga 8 de las 12 que tiene por delante hasta el final del torneo.

Top