Aquí
Portada > Actualidad > Macri abre (y cierra) el último año legislativo de su (¿primera?) presidencia ante una sociedad sin expectativas

Macri abre (y cierra) el último año legislativo de su (¿primera?) presidencia ante una sociedad sin expectativas

El Presidente Mauricio Macri va a atravesar a las 10.50 la puerta del Congreso. Lo van a recibir diputados y senadores del oficialismo y la oposición. Va a hablar media hora, reconocerá la crisis y volverá a decir, sin decirlo, que lo peor ya pasó y que los argentinos eligieron el cambio. Se va a ir.

Los legisladores del oficialismo van a aplaudir… a aplaudir mucho. Van a decir que es un Presidente que ha encarado con valentía los desafíos de la Argentina del siglo XXI, que la pesada herencia, que evitó que seamos Venezuela…

La oposición va a decir que el Presidente mintió en todo, que no cumplió sus promesas de campaña y que solo nos llevó al camino del endeudamiento y el ajuste. Y después todos nos vamos a ir a comer.

Después de abrir, el Congreso va a cerrar y los problemas van a seguir su curso, girando sobre sí mismos. Como giran sobre sí mismos los políticos argentinos, discutiendo sobre la nada y sin ofrecer soluciones concretas para un país que se pudre por dentro.

Macri va a abrir y cerrar el Congreso a la vez. En un solo movimiento. Porque no puede abrirlo de verdad sin que la oposición intente voltearlo a él o a su programa de gobierno en cualquier sesión insignificante en que se discuta la “nacionalización del chorizo colorado”. El riesgo de iniciar cualquier debate, por más acordado que parezca, es que la oposición “la pudra” como lo hizo con la reforma jubilatoria, con la ley antitarifazo o con el Presupuesto 2019.

Pero también va a cerrar el Congreso porque no quiere abrirlo. Porque para el PRO los acuerdos son un signo de debilidad. Porque no estuvieron ni están dispuestos a pensar un país a largo plazo que incluya a (al menos, una parte de) la oposición. “Si no fuiste al colegio con ellos te desconfían”, se ríe un asesor de un PRO-No-Tan-Puro. Es por eso que el presidente de Diputados Emilio Monzó, el hombre que mejor articuló con la oposición durante el mandato de Macri, decidió irse este año.

Macri va a abrir y cerrar el Congreso. 2019 no será un año en que se resuelvan los problemas del país: no se debatirá la pobreza, ni la economía, ni la inseguridad, ni la Justicia. No hay margen político para resolver nada.

Cada uno va a hacer su juego mientras la sociedad se hunde cada vez más profundo, esperando respuestas que no van a llegar… y, quizás, pensando que la democracia no es el sistema correcto para mejorar la vida de todos.

Top