Aquí
Portada > Deportes > Caruso Lombardi: “a mis jugadores trato de hacerlos reír”

Caruso Lombardi: “a mis jugadores trato de hacerlos reír”

Su llegada casi cambió el chip en el mundo San Martín. Sonriente, con el ánimo bien arriba, se paró enfrente del grupo por primera vez y las carcajadas explotaron puertas adentro de La Ciudadela. “Tengo muchos años de pelear descensos y si hay algo que aprendí es que la cabeza tiene muchísimo que ver”, confesaría horas más tarde Ricardo Caruso Lombardi en su primer encuentro con la prensa como nuevo entrenador “santo”.

Así, con el inflador anímico a flor de piel, dirigió su primera práctica. Está claro que el equipo debe mejorar su rendimiento, dejar de lado los errores defensivos, ser eficaz en el área contraria y sumar muchísimos puntos en la última etapa del torneo para poder salvar la categoría. Pero él tiene claro que el cimiento de todo es lo anímico, sobre todo en este tipo de situaciones.

“Sacarle presión a un jugador que pelea el descenso es fundamental. A mi me pasó de no poder hablar antes de un partido; de los nervios se me trabó la mandíbula. Por eso hay mucha gente que cuando mete un gol su equipo, se larga a llorar. Es tremenda la tensión con la que vivís; te carcome el cerebro. No podés ni comer, ni dormir tranquilo; es una psicosis”, asegura antes de explicar parte de su estrategia para sacar del fondo del océano al equipo y tratar de llevarlo a tierra firme. “Es por ese motivo que trato siempre de hacerlos reír a los muchachos. Los cargo, intento que estén distendidos. A mí me interesa que estén serios durante los partidos; pero que después estén bien, contentos”.

La llegada del extrovertido entrenador generó una revolución en La Ciudadela. Cambiaron los semblantes, aparecieron las sonrisas que se habían perdido en lo más profundo del cajón de los recuerdos y renació una ilusión que parecía agotada.

“Caruso, un DT muy positivo, que siempre tira para adelante y que genera un buen clima. Saca un poco de presión, a pesar de que acá todos sabemos que nos jugamos mucho”, dice Rodrigo Gómez, uno de los que ya estuvo bajo el mando de Caruso, durante su paso por Argentinos. “Además, tiene mucho conocimiento de fútbol y sabe leerlo muy bien”, agrega “Droopy”.

Jorge Carranza fue otro de los que recibió con una sonrisa su llegada. “Nos habló muy bien y nos dijo que nos quiere bien arriba. Ojalá entre todos podamos revertir esta situación”, sentencia el “1”.

“Estoy loco”, jura Caruso cuando se le indaga por qué decidió aceptar el ofrecimiento que le hicieron desde Bolívar y Pellegrini. “Descansé de lo que significó pelear 11 descensos y me picó el ‘bichito’ de nuevo”, revela antes de meter a los hinchas en su estrategia. “Tienen que alentar como siempre, durante los 90’; sin parar. No deben generar ese murmullo que hace que los jugadores se pongan más nerviosos. La hinchada es el único jugador que no se puede marcar y al que no pueden echar. Los hinchas también ayudarán a lograr el objetivo”, concluye Caruso, el gran motivador que busca el milagro.

Top