Aquí
Portada > Policiales > “Veníamos recibiendo informes sobre vuelos misteriosos en la zona”, dijo el fiscal Varela

“Veníamos recibiendo informes sobre vuelos misteriosos en la zona”, dijo el fiscal Varela

En un sector del campo había dibujada una especie de flecha con semillas de soja teñidas de rojo. Dos kilómetros más adelante, en otro campo, un pedazo de tela blanca de unos cuatro por cuatro metros. Esos elementos, para los investigadores de la Dirección General de Drogas Peligrosas (Digedrop), son señales que dejaron para que los ocupantes de una avioneta arrojaran los 273 kilos de marihuana en tierras que están ubicadas en un camino que une La Cocha con Taco Ralo. Es un indicio que los receptores no eran unos improvisados, sino que tenían aceitado el mecanismo para recibir la sustancia. Por el caso, sólo quedo una persona detenida: el casero. Los otros sospechosos recuperaron ayer la libertad, pero seguirían siendo investigados.

El campo donde se encontró la droga no sería de ninguno de los tres detenidos. Estaría pegado al de un productor oriundo de Yerba Buena que fue arrestado el domingo por la mañana, minutos después de que se concretara el hallazgo de la droga. El hombre que recorría la zona en una camioneta, antes de ser esposado, dijo que estaba controlando los campos en los que siembra caña de azúcar y soja. El juez Daniel Bejas ordenó su detención del sospechoso que también es conocido por integrar grupo que realizan excursiones en motos de alta gama.

Prácticamente lo mismo sucedió con un hombre de 37 años. Hijo de un juez de paz del sur de la provincia, empleado de la municipalidad de La Cocha y adscripto en el juzgado de paz de ese municipio, fue atrapado cuando circulaba por la camioneta por la zona. Los policías, según la información oficial, les dijo que, como lo hacía normalmente, había concurrido hasta ese lugar para tomar la cerveza que tenía en su vehículo.

El tercer detenido, según confirmaron los pesquisas, sería el más comprometido y el único que quedó detenido. Se trata de un habitante de la zona de 59, trabajador rural que lo descubrieron trasladando en una bicicleta una de las bolsas con marihuana que habían sido encontradas en el campo. Hasta el cierre de esta edición no había declarado. Entre otras cosas, no dijo para quién trabajaba y si a él le ordenaron recolectar los bultos o si se llevó uno porque lo encontró en el camino. El bajo nivel cultural del sospechoso impidió a los investigadores conseguir información.

Allanamientos

El fiscal Carlos Brito, con autorización del juez federal Bejas, ordenó que se allanaran los domicilios de todos los sospechosos. Personal de la Digedrop, al mando del comisario Jorge Nacuse, en la casa del empleado rural se secuestraron dos balanzas de precisión y bolsas que podrían haber sido utilizadas para fraccionar y distribuir la marihuana en distintos puntos. En los domicilios de los otros dos sospechosos no se encontró drogas ni documentación que los involucre en la causa.

 

Top