Aquí
Portada > Actualidad > El sistema jubilatorio argentino: salió último en un ranking global

El sistema jubilatorio argentino: salió último en un ranking global

El estado actual del sistema previsional en Argentina, que no cuenta con una estructura de aportes suficiente para sostenerlo y con un contexto económico en el que la inflación y desvalorización de la moneda influyen en el costo de vida, lo coloca en un lugar de riesgo por inviabilidad financiero. Y esa situación lo ubica entre los peores sistemas a nivel global. Esa esa la conclusión de un informe internacional que compara los regímenes de 30 países y que se dio a conocer este jueves.

En un reciente informe del Australian Centre for Financial Studies de la Escuela de Negocios Monash, referido al índice de pensionesde 30 países, Argentina obtuvo un puntaje de 38,8 con una calificación de “D”. Esto lo coloca en la última posición, por debajo de países como India, México, Corea, Brasil, Perú y Colombia.

Esta mala ubicación no es un fenómeno reciente, sino que más bien confirma una tendencia: el país ya había figurado último tanto en 2016, con un puntaje de 37,7; como en 2017, con 38,8.

En el otro extremo de la tabla, el primer lugar es para Dinamarca con 78,9; la sigue Holanda, con 78,8 (ambas con calificación B+. Ningún país logró una “A”, que requiere una calificación por encima de 80, si bien estos dos países lo habían logrado en el 2016, con 80.5 y 80.1 respectivamente.

El índice se calcula teniendo en cuenta la suficiencia o cobertura, con una ponderación del 40%; la sustentabilidad, 35%; y la integridad, 25%.

En lo que se refiere a suficiencia, que considera los beneficios que proporciona a los pobres así como a las personas con ingresos en la mediana de la distribución, e incluye el nivel de ahorro familiar y el de propiedad de la vivienda, el puntaje de Argentina es el quinto más bajo (42,4), superando solo a Singapur (34,0) México (38,5), India (39,5), y Malasia (42,3).

Respecto de la sustentabilidad -que evalúa factores como la importancia económica y nivel de financiamiento del sistema privado, la proporción de personas de edad avanzada en la fuerza de trabajo, el nivel de deuda pública y la tasa de crecimiento económico- es el tercero más bajo (33,1), con Italia (16,4) y Austria (19,9) en las últimas dos posiciones.

Mientras que en el subíndice de Integridad, que pone el énfasis en los planes privados, Argentina ocupa el penúltimo lugar con 41,2 superando sólo a México, con 40,5.

Pero el informe no se limita a marcar los problemas de los respectivos sistemas previsionales sino que también incluye recomendaciones sobre cómo los peor ubicados en el ranking podrían mejor su viabilidad financiera. En el caso concreto de Argentina se destaca la adopción de incentivos tributarios para alentar las contribuciones voluntarias, la introducción de un nivel mínimo de contribuciones en fondos de ahorro para el retiro y la mejora de los requerimientos regulatorios.

Además, aconseja incrementar las jubilaciones mínimas para los más pobres y aumentar el nivel de ahorro familiar.

A un nivel más general, exhorta a incrementar la edad de retiro en los sistemas estatales; promover mayor participación de personas de mayor edad en la fuerza de trabajo; alentar o requerir mayores niveles de ahorro privado, tanto dentro como fuera del sistema jubilatorio y revisar el mecanismo y frecuencia de indexación del sistema público para asegurar el mantenimiento del valor real de las prestaciones, en equilibro con la sustentabilidad.

Mientras que estas recomendaciones surgen del informe, la realidad del sistema previsional argentino muestra un déficit que se elevó de 1,5% a 4,7% del PBI, en un contexto de altos índices de pobreza.

 

Top