Aquí
Portada > Actualidad > Para el FMI, la crisis en Argentina sigue el mismo modelo que la del “tequila” de México

Para el FMI, la crisis en Argentina sigue el mismo modelo que la del “tequila” de México

Informes de los técnicos del organismo apuntan a una similitud en las causas y creen que la recuperación post devaluación y ajuste seguirá un rumbo similar
El debate económico de estos días se centra en un gran interrogante: ¿será posible que, esta vez sí, lo peor de la crisis haya pasado? ¿Que la estabilización cambiaria se mantenga y, por fin, se convierta en el inicio de la salida? Y, tímidamente, empiezan a aparecer pronósticos optimistas.

Desde el sector privado, el último informe de la Fundación Mediterránea fue el primero en plantearlo abiertamente: “Octubre, el mes bisagra de la crisis”.

El reporte, firmado por el economista Jorge Vasconcelos, propone que ante la estabilización financiera, la inflación empezará a aflojar. Y que, ya sin la sequía y con el empuje del sector energético, en un contexto de notable mejora de las cuentas externas, la actividad económica tiene espacio para ir mejorando.

“La percepción de que lo peor ya pasó tardará en llegar por los coletazos en el mercado de trabajo y en el cuadro financiero de no pocas empresas”, escribe Vasconcelos, para poner en contexto su percepción positiva.

El economista Luis Secco cree que la economía argentina también tiene chances de arrancar hacia el segundo trimestre del año próximo. Le pone fichas al campo y a la energía, dos sectores que pueden aportar a la macro pero que difícilmente se hacen sentir en el corto plazo.

También otros informes de consultoras influyentes, como Consultatio, apuntan a la perspectiva de una inflación que empiece a ceder sobre fin de año, como consecuencia del apretón monetario del Banco Central, y la posibilidad de que se produzca un encadenamiento de efectos positivos hacia una recuperación.

“El mejor escenario al que Argentina puede aspirar hoy es a un ajuste macroeconómico rápido que permita reducir los desequilibrios fiscal y externo y la deje en condiciones de volver a crecer: una recuperación en V”, afirma el reporte.

Aunque advierte que todavía no están despejados los riesgos de desvío, destaca que lo que muestran los datos fiscales, de sector externo y nivel de actividad conocidos la semana pasada es que la economía está encaminada en esa dirección de recuperación.

No deja de ser un avance: hasta hace algunas semanas, casi no había economistas -fuera del equipo económico del Gobierno- que se atrevieran a pronosticar un escenario de salida de la recesión. ¿Voluntarismo o bases sólidas para la ilusión? Para responder esa pregunta, es interesante la visión del Fondo Monetario Internacional sobre la posible evolución de la economía local.

En su informe con el último análisis de la situación de la economía argentina (el primer review del Stand By), el staff del Fondo incluyó tres ejemplos de resultados de programas de estabilización con agregados monetarios, como el que ahora se aplica en la Argentina.

Uno de esos ejemplos es la crisis mexicana de 1994 cuyo efecto dominó sobre toda América latina fue conocido como “Tequila”. Que, además, se trató de un terremoto originado en variables similares a la que disparó el de la Argentina: déficit de cuenta corriente elevado; atraso cambiario, abultada emisión de deuda en moneda local de cortísimo plazo y un hecho externo que encendió la mecha.

También coinciden en un rescate masivo: en aquel momento entre el Tesoro estadounidense (u$s20.000 millones) y del FMI (u$s17.700 millones), por un total de u$s51.600 millones.Por Claudio Zlotnik IPROFESIONAL

Top