Aquí
Portada > Actualidad > Un hogar en julio necesitó más de $21.177 para superar la línea de pobreza

Un hogar en julio necesitó más de $21.177 para superar la línea de pobreza

En julio una familia argentina de dos adultos con dos hijos en edad escolar propietaria de su hogar necesitó contar con ingresos por más de $21.176,61 para no ser pobre, según informó este jueves el Indec. El precio de la canasta básica alimentaria acumula una suba del 22,2% en lo que va del año.

De esta forma, la línea de pobreza subió 2,7% respecto del mes de junio y acumuló un alza del 20,7% en lo que va del año. Se trata de un guarismo preocupante porque da cuenta de que la canasta básica total (CBT) -que contiene los bienes alimentarios y no alimentarios necesarios para alcanzar la línea de pobreza- viene evolucionando por encima de la inflación porque las mayores subas de precios se vienen registrando en los alimentos.

En efecto, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) marcó en julio un alza interanual del 31,2%, mientras que la CBT trepó 34% en los últimos doce meses. Este incremento fue particularmente notorio en el mes de julio para la canasta básica alimentaria (CBA), cuyo valor trepó 3,5% respecto del mes anterior y así anotó un alza del 22,2% desde el comienzo del año.

Así, la línea de indigencia -que se equipara con la CBA- llegó a los $8.538,95 para un hogar con dos adultos y dos menores y acumula respecto de julio del año pasado una suba del 32,4%. Este encarecimiento del nivel de vida por encima de la inflación, sumado a la fuerte caída en el nivel de actividad, que en el primer semestre mostraba un deterioro del 0,6% respecto de los primeros seis meses del año pasado, hacen prever un aumento de la pobreza, pese a que el gasto social, que administra la ministra Stanley, en los primeros siete meses del año subió 8 puntos porcentuales por encima del nivel general.

Los datos del Indec sobre la cantidad de personas debajo de la línea de pobreza en el primer semestre de este año, recién estarán a fines de septiembre.

Los datos del segundo semestre de 2017, indicaban que uno de cada cuatro argentinos (25,7%) estaba debajo de la línea de pobreza y solo 4,8% debajo de la línea de indigencia. Para este semestre se estima que esta cifra se eleve por la combinación de recesión más inflación y se acerque a uno de cada tres habitantes.

De allí resulta que, al segundo semestre de 2017, el 80% de los hogares y el 75,5% de las personas habitan en viviendas cuyos materiales poseen calidad suficiente. Por otro lado, el 7,1% de los hogares habita en viviendas cuyos materiales poseen una calidad insuficiente y el 12,9% lo hace en viviendas cuyos materiales poseen una calidad parcialmente insuficiente.

En el caso de las personas, estos porcentajes ascienden al 9,0% y 15,5%, respectivamente./lapoliticaonline.com

Top