Aquí
Portada > Policiales > Caso Lebbos: determinan prisión preventiva a Hugo Sánchez

Caso Lebbos: determinan prisión preventiva a Hugo Sánchez

El ex jefe de Policía permanecerá detenido hasta que finalice el debate oral y público. Además, separaron de la causa a su abogado Enrique Andrada Barone y determinaron que el testigo Carranza ingrese al programa de protección de testigos.

El Tribunal de la Sala III, integrado por Carlos Santiago Caramuti (presidente), Dante Ibáñez y Rafael Macoritto, determinó la prisión preventiva para el ex Jefe de Policía, Hugo Sánchez, imputado por el encubrimiento del crimen de la joven Paulina Lebbos. Los jueces decidieron hacer lugar al planteo que había realizado el representante de la querella, Dr. Emilio Mrad, luego de conocerse una serie de mensajes de Whatsapp que el abogado defensor de Sanchez, el Dr. Enrique Andrada Barone, le envió durante el fin de semana a Fernando Vázquez Carranza, ex Director de Policía Científica, uno de los testigos que le tocó declarar esta semana.

En el cuerpo de los mensajes se puede apreciar cómo el Dr. Andrada Barone le informa al testigo lo declarado con anterioridad en el debate para que “no vaya crudo de lo que le puedan preguntar”. El mismo letrado reconoció ante los jueces que le envió a Vázquez Carranza las declaraciones previas que había realizado el perito Daniel Díaz, quien en la época del hallazgo del cuerpo de Paulina Lebbos era jefe de Criminalística Norte.

Esta situación esta prohibida por el Código Procesal Penal (CPP), en su articulo 402, que establece que “antes de declarar, los testigos no podrán comunicarse entre sí ni con otras personas, ni ver, oír o ser informados de lo que ocurra en la sala de audiencias”. Además, el CPP estipula en su articulo 388 que “si en la audiencia se cometiese un delito de acción pública, el tribunal ordenará levantar un acta y, si correspondiese, la inmediata detención del presunto culpable”.

En otro de los mensajes, Andrada Barone le mandó a Carranza saludos de parte de Luis Humberto “el Niño” Gómez, un ex policía vinculado con el comando parapolicial “Atila”, que lideró Mario “Malevo” Ferreira, y que se encuentra acusado por tortura y homicidio, entre otros delitos. Gómez, por ejemplo, es uno de los dos policías que irá a juicio acusado de haber participado del asesinato del ex cacique de Chuschogasta, Javier Chocobar, ocurrido el 12 de octubre de 2009. Además, “el Niño” es cuñado del imputado Sánchez.

Esto fue tomado por la querella como una amenaza para que Carranza no “cometiera errores” a la hora de testificar y declarara en sintonía con lo que había dicho el testigo anterior, por lo que pidieron su inmediata detención. “Lo tienen que detener inmediatamente a Hugo Sánchez porque es un personaje siniestro que se dedica a amenazar a los testigos. Estos son delincuentes que amenazan a los testigos para que se mantenga la impunidad”, se despachó Alberto Lebbos, padre de Paulina y querellante en la causa.

Finalmente, y tras deliberar por varias horas, el Tribunal decidió que el ex funcionario alperovichista enfrente el resto del juicio alojado en el Escuadrón 55 de Gendarmería Nacional y que su abogado sea separado del proceso y su actuación puesta a consideración del Colegio de Abogados de Tucumán, que deberá definir posibles sanciones sobre el letrado. Asimismo, para poner en resguardo la integridad físca del ex director de la Policía Científica, los jueces le ofrecieron a Carranza que pase a formar parte del programa de protección de testigos.

Cabe recordar que en sus declaraciones, el experto en medicina forense había derrumbado todas las afirmaciones que a lo largo de cuatro días había formulado el testigo anterior, el ex jefe de Criminalística Norte, Daniel Alejandro Díaz.

Díaz había asegurado que fue Carranza quien le ordenó que llevara su cámara personal y que filmara las pericias en el lugar del hallazgo y la posterior autopsia. Mientras que este último aseguró que su intervención sólo fue transitoria y que nunca realizó un informe pericial en el proceso de investigación. Asimismo, apuntó que por orden de Sánchez esas tareas estuvieron a cargo del personal del Laboratorio Toxicológico, a cargo de Lilia Moyano.

Top