Aquí
Portada > Tucumán > Efecto pandemia: la pobreza subió al 40,9% y la indigencia, al 10,5%

Efecto pandemia: la pobreza subió al 40,9% y la indigencia, al 10,5%

Con una economía golpeada de lleno por la pandemia, durante el primer semestre del año el porcentaje de personas por debajo de la línea de la pobreza alcanzó el 40,9% -lo que equivaldría a alrededor de 18.500.000 habitantes si se realiza una proyección sobre la población total– dejando así la cifra más alta desde el primer semestre de 2004. Según detalló el INDEC, el 30,4% de los hogares del país son pobres y, dentro de este conjunto, se distingue un 8,1% de hogares por debajo de la línea de indigencia, que incluyen al 10,5% de las personas.

Ambos indicadores crecieron en la comparación interanual: las personas por debajo de la línea de pobreza se incrementaron en 5,5 puntos porcentuales, mientras que aquellos habitantes por debajo de la línea de indigencia lo hicieron en 2,8 p.p. En tanto, en relación al segundo semestre de 2019, la pobreza subió 5,4 p.p. y la indigencia, 2,5 p.p.

El aumento en los valores de la Canasta Básica Alimentaria (23,1%) y de la Canasta Básica Total (19,2%) en el semestre fue superior al incremento de la suma de ingreso total familiar (11%), “lo que explica el aumento de la tasa de pobreza del conjunto de la población en el promedio del semestre”, según el INDEC, quien detalló: “En cuanto a los grupos de edad según condición de pobreza, se destaca que más de la mitad (56,3%) de las personas de 0 a 14 años son pobres, aunque el mayor crecimiento con relación al semestre anterior se observó en los grupos de personas de 15 a 29 años, con un aumento de 7,1 p.p.; y las de 30 a 64, con una suba de 5,7 p.p”.

Análisis

Para Agustín Salvia, coordinador del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la UCA, el dato del primer semestre “es el promedio de dos situaciones muy distintas”. “En el primer trimestre, la pobreza no varío con relación al segundo semestre del año pasado: se mantuvo alrededor del 35%. En el segundo trimestre, se habla de una pobreza que gira alrededor de un 47%. Y lo mismo ocurre con las tasas de indigencia: en el primer trimestre, con tasas cercanas al 8%, similares al primer semestre de 2019; pero en el segundo trimestre alcanzaron el 13%”, sostuvo a Ámbito el especialista, quien agregó: “Detrás de esto, los más 3,6 millones de desocupados, pero también la posibilidad de haber compensado con el Ingreso Familiar de Emergencia, con adicionales en bonos jubilatorios y de AUH, y un arsenal de medidas que buscaron paliar los efectos sobre el desempleo o los sectores informales, que operaron en este sentido. Hemos hecho estimaciones, que muestran que entre 4 y 5 puntos porcentuales se habría incrementado cualquiera de las dos tasas si quitáramos esas ayudas sociales, que constituyeron un fuerte componente de compensación”.

“Hubo una caída en la pobreza de los sectores medios y medios bajos, sectores que no estaban protegidos por los programas sociales, a la vez que sectores que salieron de la indigencia y pasaron a la pobreza no indigente, ya que hubo mejoras en hogares que pudieron concentrar programas sociales e incluso algunos trabajos”, remarcó Salvia, quien anunció también que en la primera semana de diciembre el Observatorio publicará el relevamiento de la encuesta de la deuda social argentina.

Por su parte, Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), señaló: “Era una cifra esperada dado el contexto de pandemia. Si se separa en trimestres, el dato del segundo trimestre es particularmente alto dado el efecto de la pandemia”. Al igual que Salvia, el economista destacó que “sin el IFE, la pobreza hubiese sido sensiblemente mayor, particularmente en el conurbano bonaerense” y, de cara al futuro, remarcó: “Creo que va a verse una buena parte de la recuperación en el segundo semestre. Pero recién el año próximo se podría aspirar a volver a niveles prepandemia”.

Fuente: Ambito

Top