Aquí
Portada > Actualidad > ¿Por qué a las palomas las llaman las “ratas con alas”?

¿Por qué a las palomas las llaman las “ratas con alas”?

Mensajeras de la paz. Protagonistas en las plazas y parques de la ciudad. Niños y grandes disfrutando despreocupados de su presencia. Gente que les da de comer e intenta acariciarlas. Las palomas se han convertido en parte de nuestro paisaje habitual. Y aún sabiendo que representan un peligro para la población las autoridades no hacen nada para controlar lo que los expertos han dado a llamar “ratas con alas” por la cantidad de enfermedades que transmiten.

La veterinaria Rosandra Molina está a favor del control de palomas (no de la exterminación). “Urge combatirlas. El problema es que cada vez hay más en Tucumán. Se adaptan perfectamente a la vida en las ciudades, no son tímidas, no temen acercarse a las personas. Y la gente no toma conciencia del peligro que representan. Hace siete años perdimos un colega, que falleció después de estar en contacto con una paloma enferma. Sabemos de otros casos de personas que se vieron afectadas, como el de Florencia Acosta”, recalcó. Además de ser portadoras de infecciones, su materia fecal causa serios daños en las esculturas.

Por más que nos parezcan adorables, no es recomendable acariciarlas o jugar con ellas en las plazas, advierte. Y enumera algunas de las enfermedades que pueden transmitir, ya sea consecuencia del contacto directo o con sus excrementos y plumas, a través de virus, hongos y bacterias. Vale aclarar: en cada caso, que se desarrolle una enfermedad, su gravedad dependerá del sistema inmune de cada persona. Estas son algunas:

– Histoplasmosis: enfermedad respiratoria que se manifiesta con un severo daño pulmonar acompañado de escalofríos, fiebre, tos y dolor en el pecho. Es causada por un hongo (o moho) llamado histoplasma y se produce por la inhalación de las esporas del hongo que se encuentran a menudo en los excrementos de las palomas y de los murciélagos. Se transmite con más frecuencia cuando las esporas son transportadas por el aire, como durante la limpieza de un edificio.

– Criptococosis: también se transmite por un hongo que se localiza en el excremento de las palomas. El hongo entra por la vía respiratoria y llega a los pulmones, donde puede generar la infección o diseminarse.

– Salmonelosis: los excrementos pueden ser una vía de infección de la salmonela, una infección bacteriana que puede llegar a través de alimentos contaminados. El cuadro que provoca en las personas es de fiebre, diarrea, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

– Psitacosis: es una enfermedad habitualmente transmitida por loros, pericos y papagayos, aunque también las palomas pueden estar infectadas y convertirse en transmisoras. Provocan cuadros similares a la neumonía y a la gripe e incluso dolencias digestivas.

 

Fuente: La gaceta

Top