Aquí
Portada > Espectáculos > El largo camino de Sofía Zámolo para ser mamá

El largo camino de Sofía Zámolo para ser mamá

Sofía Zámolo está embarazada de 14 semanas y recién ahora puede disfrutar el momento porque pasó tres meses de vómitos y náuseas.

Sofía Zámolo está embarazada de 14 semanas y recién ahora puede disfrutar del embarazo ya que vivió tres meses de malestar. “Nunca pensé que podría sentirme tan mal“, describió en diálogo con la revista Gente.

La modelo llegó a vomitar hasta once veces por día y atravesó dos internaciones domiciliarias en las que le aplicaron suero y Reliverán para aliviar el cuadro. “Por momentos me decía: ‘soñé toda la vida con ser mamá, no me hagan esto’”, recordó. Bajó tres kilos que todavía no recuperó porque hasta el desodorante de su marido le daba náuseas.

Sofía Zámolo contó que el primer cachetazo en su búsqueda de un bebé lo recibió cuando dejó de cuidarse y el atraso no aparecía. “Cada mes que no llega es una decepción. Llorás, te frustrás y empezás a preguntar ‘¿por qué yo no quedo?’. Y te empieza a doler cada vez más”, señaló.

La modelo no llegó a someterse a ningún tratamiento de fertilidad porque tenía dos casos cercanos, una amiga y su hermana, que también habían buscado durante mucho tiempo y finalmente habían quedado embarazadas y confiaba en que le pasara lo mismo. En cambio, tomó vitaminas naturales para preparar el cuerpo, hizo acupuntura, y cada día medía su ovulación con un test casero que “avisa cuando tenés más probabilidades de quedar“.

“Es un tema muy delicado, porque lo mantenés para adentro como si estuvieras haciendo algo malo. La presión para intentar concebir es muy fuerte. ¿Por qué me tengo que esconder si visito una clínica de fertilidad?”, se preguntó Sofía.

La conductora habló del momento en el que se enteró de la noticia: “Fue muy fuerte. Me enteré el 25 de febrero, tenía un atraso muy chiquito, pero para no ilusionarme y volver a decepcionarme fui al baño sola y me hice el test. Después llamé a José, le dije que se acercara y grabé todo, porque quería verle la cara cuando viera que había dado positivo. Ahí nos pusimos a llorar ambos. Me temblaba todo el cuerpo de felicidad”.

Top