Aquí
Portada > Actualidad > Detienen al médico que violó la cuarentena, hizo guardia y tiene coronavirus

Detienen al médico que violó la cuarentena, hizo guardia y tiene coronavirus

La Justicia provincial, a través del Centro Judicial de Monteros, dispuso ayer la detención domiciliaria del médico Juan Angel Rodriguez y de su pareja, Adriana Gramajo, luego de que se conociera que es uno de los siete nuevos de personas infectadas con coronavirus en Tucumán.

El profesional enfrenta dos cargos. Por un lado, se lo acusa de haber incurrido en el delito de propagación de enfermedad contagiosa y peligrosa. Según el artículo 202 del Código Penal, “será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”. Por otro lado, se le imputa la resunta violación de medidas contra epidemias. Según el artículo 205 del digesto, “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”. A Gramajo sólo se la acusa por este último cargo.

Ambos, según consigna la resolución firmada por el juez penal Mario Velázquez, estuvieron de vacaciones en Brasil y a su regreso no iniciaron la cuarentena obligatoria que impuso el decreto de necesidad y urgencia 260/297 que dicto el presidente Alberto Fernández el pasado jueves 12.

Rodriguez se presentó a cumplir guardia en el Hospital de Concepción “Miguel Belascuain” el lunes 16, tras volver de su descanso, aunque sólo se desempeñó ese día. (Se informa por separado). Luego, fue obligado a cumplir cuarentena.

La conducta de la pareja fue denunciada por vecinos a través de las redes sociales. La fiscala de Instrucción I, Mónica García de Targa, inició la investigación del caso y documentó pruebas que incriminarían principalmente al profesional. El juez Velazquez, al exponer los argumentos de su decisión, advirtió que Rodriguez y su pareja, “habiendo tenido formal y acabado conocimiento de la cuarentena y aislamiento a la que se debían sujetar, incumplieron dolosamente lo establecido por el Gobierno nacional”.

En el caso de Rodriguez, el magistrado insistió con que él, “sabiendo de la probabilidad de haberse contagiado de coronavirus, y de ser vector de contagio sin presentar síntomas, además de violar la cuarentena obligatoria, prestó servicio normalmente como médico en el hospital de Concepción”.

“Rodriguez, por su carácter de médico clínico, en primer lugar, sabía fehacientemente del potencial contagioso de la Covid 19, así como estaba informado de las consecuencias clínicas de la enfermedad, y la posibilidad de ser un vector de transmisión sin siquiera presentar síntoma alguno. Por el otro, sabiendo que en su viaje estuvo en contacto con personas que venían de paises de riesgo, no realizó la cuarentena obligatoria establecida por el Ejecutivo Nacional, y obrando, a priori, con una indiferencia absoluta del resultado de sus actos, siguió atendiendo normalmente a incontables pacientes, y teniendo relación con incontable personal médico y administrativo. Hoy habiendo dado positivo al Covid 19, se vislumbra con claridad que su conducta encuadra, en este estado del proceso, en los artículos 202 y 205 del Código Penal”, remata el juez.

Rodríguez y Gramajo cumplen la prisión domiciliaria en su vivienda de Monteros. El magistrado facultó a la Policía para que disponga de efectivos que garanticen que los detenidos den cumplimiento a la medida. En diálogo con LA GACETA, Velazquez se mostró indignado con la conducta del profesional, a la que tildó de “imbecilidad”.

Top